El abuelito y la nena

Posted in Uncategorized on agosto 24, 2018 by auebauch
Haz clic en la imagen para escuchar la canción

–¿De verdad tenés dos semanas de edad? ¿O ya llevás varias reencarnaciones?

–¡Jajaja!, ya me stalkeó. No mirá, yo jugaba hace mucho, hace como un año o más. Pero se me perdió la contraseña y no me la había aprendido de memoria. Y… Pues me creé otra cuenta.

–Igual, ese avatar que les dan a las chicas cuando entran por primera vez siempre me pareció muy sexi.

[xxx: Aceptado el ofrecimiento de amistad]

[xxx está Conectada]

–¿Sabés? En todo el tiempo que estuve acá, jamás me cambié el avatar, ni por un Maitreya ni nada. Siempre me gusto así, natural.

–Es sexi porque combina morbo con inocencia.

–¡Jajaja! Me enamoré de vos. ¿Que edad tenés en RL?

–¡Ya empezamos con las impertinencias!

–Sólo quería conocerte. Pero creo que no te gusto. Y está bien, lo entiendo…

–Tengo 64 años. A esta edad, las huerfanitas de SL nos re ponen.

–¡Jajaja! No te creo, ¿en serio?

–Soy muy infantil.

–¡Jajaja!

–En cuanto me conozcas un poco, te darás cuenta de que digo la verdad…

–¡Jajaja! Está bien.

–…y desaparecerás de mi vida (como siempre ocurre cuando digo mi edad).

–¡Jajaaj! ¡Nooo, para nada! Podemos ser amiguis.

–OK, seamos amiguis.

–¡Jajaja!

–¿Y vos qué edad tenés?

–Veinte añitos.

–Podrías ser mi nieta.

–Sí, mi abuelo tiene 63.

–Ojo que los abuelitos podemos, ¿eh?

–¿Pueden?

–Los abuelitos (y las abuelitas) vamos re calientes.

–¡Jajaja! Hay que controlar eso.

–Lo controlamos «manualmente».

–¿Es que usted no tiene quién se lo haga?

–No tengo ninguna nena de veinte que me lo haga. Ya te digo: soy muy infantil.

–¡Ah!, ¡qué mal!

–Soy abuelito pero todavía no he logrado que me entusiasmen las abuelitas. Por cierto, en SL se ven poquísimos avatares abuelitos o abuelitas. Se ve que a la hora de soñar… Nadie sueña con ser abuelito.

–¡Jajaja!

[xxx está Desconectada]

 

Anuncios

Sí, los avatares también mueren

Posted in Uncategorized on agosto 18, 2016 by auebauch

tombostone

Algunos resucitan y lo intentan de nuevo, tratando de corregir aquellos aspectos que fueron estrangulando su vida virtual hasta hacerla inviable. Es difícil construir, con elementos de la vida real, una vida ficticia. La sinceridad con uno mismo y con quienes se convive puede ayudar, pero la sinceridad requiere cierta dosis de autoconocimiento.

¿Qué lleva a un avatar a cerrar su cuenta, a morir? La carga de contradicciones en que se incurre durante la construcción del propio discurso puede llegar a ser insoportable y, tras varios intentos fallidos, acorralar a un avatar en el borde de la nada. Llegar a la conclusión de que no se es capaz de resolver ese rompecabezas al que podríamos llamar «la maqueta de una vida», de una vida coherente en la que meternos, y con la que podamos transitar e interactuar tiene que ser muy frustrante… Y me pone la piel de gallina sólo pensar en el carácter de las reflexiones sobre su propia vida real que debe inducir esta situación en la mente del usuario del avatar suicida.

Podríamos decir, entonces, que muchos avatares mueren de vergüenza.

Más felices, sin duda, deben ser aquellos que mueren de muerte natural (o, por qué no, de aburrimiento). La vida real, la verdadera, aquel centro profundo en donde residen nuestros deseos, nuestros sentimientos, nuestra voluntad… comienza a absorbernos, a requerirnos; el avatar se sumerge en un sueño cada vez más profundo (sueño que es, en realidad, la vida) del que despierta a intervalos cada vez más distanciados y cada vez permanece despierto menos tiempo –«¡Cuánto hacía que no te veía conectado!», le decimos. «Ando muy ocupado en mi RL», contesta, «sólo he entrado a ver si encontraba a algún viejo amigo»–. Hasta que, por fin, el usuario vuela a explorar el universo infinito que lo envuelve –una aventura inconmensurable– y el avatar, convertido en energía (quizá la requerida para el funcionamiento de algún electrodoméstico), descansa en paz.

Nomeolvides (esa flor)

Posted in Uncategorized on febrero 14, 2016 by auebauch

 

nomeol

Cada 14 de febrero, FB me recuerda que es tu cumple. Enamorada eterna, tu destino. No sé qué mal, inesperado, te llevó en plena juventud. Tus amigos te elevaron un mausoleo en un cementerio virtual. Hace meses fui a visitarte: sólo quedaba un desolado desierto de arena, en alquiler. Me cansé de caminarlo en soledad, creo que ese cansancio perdura en mí hasta hoy. Me gustaría poder decirte que me rebelo a que el olvido «que todo destruye» lo destruya todo, pero todo todo. Dulce amiga. Ojalá un día nos encontremos, allá, donde estés.

Araña parda sudamericana

Posted in Uncategorized on octubre 21, 2014 by auebauch

Aranna_anatomia

No es que te tenga miedo… Para nada. Pero me impresionan un poco las glándulas que tienes en tus quelíceros, esa especie de colmillos que funcionan como agujas hipodérmicas que penetran a través de la piel o el exoesqueleto de tus víctimas, y que usas para inocularles el veneno que las paraliza.

Es tu naturaleza, perteneces a la especie de las depredadoras. Te alimentas de presas singulares que caen por accidente, enredándose y pegándose en tu tela. Permaneces al acecho con las patas extendidas sobre la red; cuando captas sus vibraciones, te vas acercando a ellas. Una vez paralizadas por el veneno, les inyectas jugos de digestión externa dentro de sus propios tegumentos. ¡Desgraciadas criaturas! A continuación, procedes a sorber con fruición la papilla resultante.

Tampoco le tengo miedo a los machos, generalmente más pequeños que tú, que te cortejan mediante danzas elaboradas en las que el movimiento rítmico de los pedipalpos puede jugar un papel importante, en un intento por no ser devorados también. El ritual puede incluir el obsequio de una presa envuelta en seda. ¡Que a mí ni me miren! Que se las arreglen solos si quieren introducir un espermatóforo en tus vías sexuales utilizando sus pedipalpos como órganos copuladores. Ilusos. A pesar de tanta ritualización, es común que pongas fin a las relaciones devorando a tus parejas.

Aunque tu capacidad de aprendizaje es modesta, haces gala de una gran variedad y complejidad de comportamientos instintivos, sobre todo en lo referente al cortejo, al apareamiento y al cuidado parental. Esto último, el cuidado parental –la atención activa a tu parentela virtual– es para ti una obsesión merecedora de estudios científicos más exhaustivos. Estudios que tendrán que ser emprendidos por otros investigadores: toda la parafernalia de tus nietos, hijas, cuñados, etc., a esta altura del partido, me tiene las pelotas llenas.

Lo juro

Posted in Uncategorized on marzo 25, 2014 by auebauch

muro4

No volverá a abrirse una grieta así

a lo ancho y a lo largo de este muro,

lo juro.

Tan espeso es, y tal es su peso,

tan oscuro es dentro

que casi ni yo mismo entro.

Mientras me mantenga cuerdo estaré seguro,

a salvo de cualquier recuerdo viejo,

de cualquier espejo que me niegue el reflejo…

Y sobre todo de cualquier conjuro.

Abismo

Posted in Uncategorized on mayo 7, 2013 by auebauch

abismo

Eres una criatura surgida de la noche.

Sí, y soy más antigua de lo que parezco.

¿No serás la Parca?

Espero que no, pero puede que posea algo de brujería africana.

A mí ya me tienes en tus manos.

* * *

Me dices que te va «regular».

Sí, ¿y qué?

Si me contaras qué es lo que hace que no te vaya «bien» me serviría para conocerte mejor.

¿Y si yo no quiero ser mejor conocida?

Si yo conociera que no quieres ser mejor conocida, ya estaría conociéndote un poco más.

No correspondes al modelo susceptible de seducirme. Me gustan los hombres maduros, 40 años de edad o más, y con cierta elegancia y autoridad: trajes, corbatas, zapatos lustrosos… Shorts y zapatillas de básquet, no, o sólo en la playa (hablo del avatar, por supuesto, no de la persona real). Para mí, tu personaje es el de un jovencito, jamás sería seducida por alguien al que pudiera considerar mi hijo. No buscamos hombres guapos, buscamos personalidades fuertes.

Así como tú has construido tu personalidad con mucha precisión, yo soy tan yo como tú, tú. Si mi personaje dejara de ser «un jovencito» para seducirte, jamás podría tener «cierta autoridad».

No la he construido, soy así. He descubierto mi naturaleza leyendo la Historia de O, cuando era adolescente, y siempre ha sido mi referencia. Antes me creía única por sentir esto. Así que, si quieres entenderme, léela.

Todos jugamos a lo que nos gustaría ser en RL, y a mí me gustaría ser buena persona. Odio el chico que fui (un masqueboludo), me gusta un poco como soy ahora, pero me costó hacerme. Por eso he creado un avatar joven: el chico que me gustaría haber sido. No intento engañar: es verdad que tengo un avi joven, pero si te fijas cómo escribo, tú o cualquiera se da cuenta de que no soy una criatura.

Yo también hago mi búsqueda, no estoy aquí por casualidad. Espero a alguien. Si esa persona viene, te diré «ahora tengo que dejarte». Por cierto, acaba de entrar alguien que tiene prioridad sobre ti.

* * *

Tengo necesidades que no puedes llenar, ni siquiera imaginar; si las supieras, quizá te espantarían

* * *

¿Debo contarte mis sueños?

Deberías, pero no es obligatorio.

Son sueños vergonzosos.

Si sólo te avergüenzan a ti, puedes contármelos.

Si hasta a mí me avergüenzan, ¿te das cuenta del efecto que podrían tener sobre ti?

Conociendo los sueños de una persona, se la conoce a ella.

Si me conoces, te aburrirás y no te quedará nada por descubrir.

Vamos cambiando permanentemente, cuando termine de conocerte tendré que comenzar de nuevo.

Soy igual desde hace cientos de años.

Si perteneces al mundo de las ideas, no podré terminar de conocerte nunca. No se puede meter lo grande en lo chico ni lo perenne dentro de lo perecedero, así que creo que puedes ir contándome algunas cosillas.

¡Oh, cómo me deleita que me halaguen!

* * *

«Primero hay que saber sufrir, después amar, después partir y al fin andar sin pensamiento…» Lo que me gusta de ese tango es el orden: 1 sufrir, 2 amar, 3 partir.

* * *

Una vez leí, en el perfil de una chica, toda una historia personal de una niña raptada por los piratas y vendida como esclava. Muy bien escrito, bien sintetizado todo. Sin especificarlos, de su perfil podían deducirse cuáles eran sus límites.

Conozco a un hombre, aquí, que está apasionado por Hellraiser: temas como el sadomasoquismo, la relación entre el dolor, el placer y la moralidad de personajes sometidos al temor y a la tentación. Le he dicho que eso estaba más allá de mis límites y que no le seguiría en esa clase de juego. He sido violada, azotada, arañada, fui dada a animales, me mearon encima… Todo eso lo puedo aceptar, pero mutilaciones o canibalismo, no.

A mí no me divierte la violencia, ni la crueldad. No tengo fantasías homicidas. Mi historia RL me encaminó por otras sendas. Me pasaron demasiadas cosas horribles y no puedo compartirlas con alguien sólo para que no se aburra, porque es revivirlas. Para mí, el disparo de un arma de fuego, o ver un cadáver tirado en la calle, no es lo mismo que para la mayoría de la gente. No me hace falta más dolor.

No soy indiferente a la violencia real, pero hago una distinción entre la fantasía y la realidad: hay cosas que puedo aceptar en mundos virtuales, que son fantasía, y que no aceptaría en la realidad.

Estoy hablando de fantasías: no todo el mundo tiene las mismas, pero a veces parece que hubiera algunas estándar. No sé si me entiendes; para mí, la violencia es violencia de verdad. Uno viene a un mundo virtual en busca de sus fantasías. Entre las mías, no está tener esclavos o torturar. En todo caso, eso está entre mis pesadillas.

Eres tú el que no me entiende a mí. Yo no he conocido semejante violencia REAL. En Europa, la vida es pacífica desde 1945, mucho antes de que yo naciera, creo que somos la primera generación que nunca conoció una guerra. Pero también hay cosas dentro de mi cabeza, desde que era niña, que son fantasía y que no relaciono con la violencia histórica real. No puedo escapar a eso, está en lo más profundo de mí. Ninguna racionalidad puede tener efecto sobre eso. Es una contradicción, es cierto, pero vivo con ella y acepto lo que se hace aquí, pues es virtual.

Alguien que fue esclavo de verdad no disfrutaría de Gor, pienso.

Me estoy empezando a enojar. Me dices cosas que son demasiado evidentes. En francés, diría que eres un «empujador de puertas abiertas». ¡Pero esto es un JUEGO, es VIRTUAL! Si no te gusta, no vengas. Entro aquí para jugar y expresar mis fantasías, no para recibir lecciones de moral o humanismo.

Yo no te hablaba de moral ni de humanismo, te hablaba de mí.

¡Déjalo, ya! Te he entendido perfectamente. No soy tan tonta. No tienes nada que hacer con alguien como yo, y si te traumatiza lo que ves aquí, no vengas.

¿Qué me va a traumatizar lo que veo aquí… con las cosas que he visto fuera?

Si sigues, te muteo.

* * *

Ojalá que podamos interactuar sin exterminarnos.

Mis demonios son poderosos, ¿sabes? Y me tienen bien agarrada.

Se me ponen los pelos de punta sólo con pensar que entres en contacto con los míos.

¿Que entre en contacto o que los despierte?

Nunca están del todo dormidos.

* * *

¡Qué suerte que no me defenestraste definitivamente! Gracias por ser tan… ¿misericordiosa?

Ella sonríe «Estoy en un buen día». Me pregunto quién de los dos es más masoquista, tú o yo. En estos asuntos de dominación-sumisión, las relaciones de poder son a menudo muy ambiguas.

Estoy leyendo esa novela que me recomendaste. Pero, a medida que voy avanzando en la lectura, me voy convenciendo de que ese texto no va dirigido a mí.

Claro, tú no eres un perverso. Necesitas una Micaela, no una Carmen.

Tengo que leer Carmen, así entiendo lo que necesito.

Micaela sólo está en la ópera, no en la novela. Halévy y Bizet introdujeron el personaje de Micaela para complacer a los burgueses que formaban su público, pero no existía en la novela de Mérimée. Me gustan algunos aires de ópera, pero por lo general, la ópera no me apasiona. Carmen es una excepción.

Comprendo, lo que necesito es algo que agregaron a Carmen para satisfacer a la burguesía… ¿Tú eres una Carmen?

Lo siento, tengo visita.

* * *

Estoy cansada y esperando a alguien, y tengo hambre. No voy a tardar en ir a cenar, y luego estaré mucho más cansada.

* * *

Ahora no, estoy ocupada.

* * *

Dice F. W. Nietzsche: «Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti». Y yo agregaría: «Debes considerarte afortunado cuando un abismo ha mirado dentro de ti y no ha encontrado nada de interés».

Banear a un ruiseñor

Posted in Uncategorized on enero 1, 2013 by auebauch

Dieguito

Raras sensaciones se adueñan de mí, cada año, cuando llegan estas fiestas navideñas. No sé si atribuirlas a la nostalgia en el espacio y en el tiempo, a la melancolía en general… Lo cierto es que me sorprendo a mí mismo con la sensibilidad a flor de piel, todo me hiperafecta, pierdo el equilibrio y me desbarranco por una emoción para caer en otra. En cuestión de segundos, paso de ser enormemente feliz a la desdicha más honda.

Y esta vez no es diferente. Al conectarme, leo una nota de la vecina: Hi. Sorry to disturb you. Can you please make your birds fly on your parcel? Thanks. Hay gente en RL que no ama las gaviotas. Es verdad que últimamente se ven demasiadas, rondan los basurales, pueden ser violentas en las cercanías de donde han instalado sus nidos… Pero estas gaviotas virtuales son pura belleza. Las mías giraban alrededor de la punta del faro, a más de 40 metros de altura, y en su trayectoria sobrevolaban un poco el terreno de India Moonstone (¿’piedra lunar’?). En fin, no quiero conflictos, las traslado. El faro parece más solitario, ahora, sin esas presencias que lo complementaban.

gaviotas_003

En el minimapa aparece un puntito verde en la zona donde está ubicado el teleporter. Un avatar de un día de edad, Robertito Arg Resident, recorre la playa e inspecciona todos los objetos. Después, se me acerca.

–¡Qué solitario está esto!, ¿no?

–Hoy está tranquilo, sí –le respondo.

–Y eso que se gastaron un montón de plata para poder quedarse con la gente de los sitios argentinos tradicionales –me replica, de repente, agresivo.

–¿Un día de vida y ya sos dueño de un «sitio argentino tradicional»?

–Así de precoces somos. No como otros que en cinco años no aprendieron a hacer otra cosa que robar y practicar la competencia desleal.

Entre la Navidad y las gaviotas, una de esas emociones desproporcionadas se adueña de mí. Hago clic con el botón derecho en el sujeto y elijo la opción Eject. Como tengo el zoom fijo en él, puedo acompañar su trayectoria: se eleva 100 metros y vuela, pataleando, hacia el rincón sur-sureste de la isla; su contacto con tierra también es traumático: latéralement, con todo el costillar. Se pone en pie, furioso, y emprende corriendo el regreso hacia donde estoy (sentado a la orilla del mar). Antes de que yo pueda elegir la opción Expulsar y prohibir el acceso –y de que el individuo despegue como un cohete en dirección al infinito (en dirección a su base, si hablamos con propiedad)–, leo que me grita: «¡Y además permiten la presencia de avatares-pekes en un terreno A! ¡Son unos degenerados! ¡Los voy a deeenuuunnnciaaarrr!».

Vecino problemático, degenerado… Levis no tardará en descubrir que, además, es un cobarde. Y todo durante esos melancólicos días navideños, ¿no es como para subir a un sky a 5.000 metros y dejarse caer una y otra vez?

tanque_009

Porque no ha transcurrido un minuto desde la partida del álter amenazador cuando un nuevo puntito, esta vez amarillo (color reservado a los amigos), aparece de repente en el minimapa. El punto se mueve de una manera inconfundible, describiendo una trayectoria irregular, dando saltitos como los que daría Caperucita Roja cantando ¿Quién le teme al lobo feroz? Los avatares no tenemos corazón, pero puedo asegurar que mi usuario, que sí lo tiene, siente como si un puño invisible se apropiara del suyo y lo oprimiera con fuerza. Ese punto amarillo es nada más ni nada menos que Dieguito.

–Tenemos un problema, Dieguito –dice el cobarde.

–¡Yo no fui, lo juro! –responde el avi-peke, acostumbrado a reprimendas por sus travesuras.

–Ante todo, tengo que decirte que tu avatar es uno de los avatares más lindos que vienen por acá. Está bien hecho, es original, es creativo, un AO estupendo…

–Gracias.

–Yo te admiro mucho, de verdad…

–Mueeeno, gracias.

–Pero el problema que hay es…

Y le digo, ya muerto en vida, que los Linden prohíben la presencia de avatares niños en terrenos Adult.

–Con Cronos y Lagarto, los owners de esta playa –prosigo–, decidimos que este sitio tenía que ser A para que todo estuviera permitido y no hubiese que banear a nadie, solamente a los masqueboludos: los que molestan o insultan por deporte. Pero recién vino un masqueboludo y amenazó con denunciarnos. ¿No podés crecer unos cuantos centímetros mientras estés aquí?

tanque_005

–¿Cómo se llama el que te quiere denunciar? –me pregunta indignado.

–El nombre no importa, es un avatar creado hoy. Seguramente, se trata de un masqueboludo que tiene una isla hispana a la que nunca va nadie y se cree que eso es así porque existen otras islas hispanas, en lugar de darse cuenta de que a su isla no va nadie porque él es un masqueboludo.

–¡Entonces, ese tipo es más que pelotudo! –exclama, mientras hace un gesto con las manos que parece describir el tamaño de un camión con acoplado.

–¡Más, mucho más! –lo corrijo con un gesto que parece describir una catedral gótica.

tanque_010Dieguito se queda un rato reflexionando y, por fin, me dice:

–Mirá, nosotros, los pekes, obviamente, estamos siempre bien informados sobre todo lo que nos atañe, y te puedo asegurar que eso no es así.

(Tengo que aclarar que, cuando Dieguito habla, no dice las cosas exactamente como yo las transcribo… Las dice en idioma peke, que no siempre es fácil de entender.)

Me pasa un link a una página de Ayuda para Second Life cuyo título es Niño Avatar-Todo lo que debe saber. La leemos juntos hasta encontrar lo que buscábamos. Si el idioma peke resulta difícil para los no iniciados, en realidad es diáfano y cristalino en comparación con el idioma utilizado en la Ayuda para Second Life. Algunos párrafos recuerdan a Alicia en el País de las Maravillas, más precisamente a cuando la Liebre de Marzo le dice a Alicia:

«Procura ser como pretendes aparecer. O, lo que es lo mismo, nunca imagines ser diferente de lo que a los demás pudieras parecer o hubieras parecido que fueras si les hubieras o hubieses parecido que no fueras lo que eres.»

Es cierto que, cuando uno copia un texto en inglés en la ventana de un translator English-Spanish, el resultado es una montaña de palabras en español. Pero siempre debe tenerse en cuenta que lo que a un inglés le pudiera parecer que es un texto en español puede ser muy diferente, para un español, de lo que a un inglés le hubiera o hubiese parecido que fuera si le hubiera o hubiese parecido que…

(¡Uf!, estos dos últimos párrafos me provocan un cansancio mental tremendo. A partir de ahora mi perfil literario será más sencillito.)

Resumiendo, que al final llegamos a la conclusión de que, mientras Dieguito no pase cerca de una furgoneta estacionada en nuestra playa, dentro de la cual hay bolitas de sexo, el peligro de que todos vayamos a parar a una densa cárcel californiana es mínimo.

–Me alegra poder decirte que te quedes –le digo aliviado.

E instantáneamente paso de la desdicha más honda a ser enormemente feliz.

–No es nada, de veras. Dame unos caramelos de fresa, ji ji.

–¡Ni borracho te ofrezco un caramelito! Te regalaría un Lego o algo así.

–Santa me trajo un tanque y un avión Warburg. El tanque es de radiocontrol y el avión tiene misiles aire-aire.

–Ah, eso es sano. No hay nada más edificante que despanzurrar a los malos.

Dieguito and Santa_001

Horas más tarde, le mando un IM en el que le pregunto si me permite publicar en mi blog una entrevista basada en nuestra reciente conversación. «La estoy releyendo y veo que hay material divertido», le digo.

–De acuerdo –me contesta–, pero tratá de arreglarme las faltas de ortografía porque si la lee mi mami me manda a la escuela, y no es broma.

(Más tarde comprobaré cuánta razón tiene cuando me dice «no es broma».)

–Yo en RL trabajo de corrector –lo tranquilizo– y asocio las erratas con el hambre. ¿Tenés una foto buena?

Me pasa un excelente retrato hecho en un estudio de fotografía.

–Y tengo otra con Santa, me dio una bici aquel día, una bicicross.

­–Che, te hago un par de preguntas para la entrevista. ¿Hay sims de avatares peques?

–Sí, hay muchos, pero la mayoría son anglosajones porque la comunidad de pekes latina es pequeña y está muy dividida. Lamentablemente, no hay muchos sims completos dedicados a este tipo de avis; por lo general son pequeños terrenos mantenidos con el esfuerzo de unos pocos, como Pekes, que es un lugar que está en crecimiento y que pronto abrirá la primera escuela para avatares niños de habla hispana.

escuela_001

–¿Es difícil construir un avatar como el tuyo?

­–No. Yo compré un shape y lo fui modificando a mi gusto. En cuanto al AO, busqué mucho hasta encontrar lo que quería, por eso verás pocos que puedan realizar movimientos como los de mi avi, pero hay muchos que no son caros y están muy bien.

–¿Qué recomendarías a la gente que quiere ir construyendo su personalidad peke? Dime algún lugar, aunque sea anglosajón, que sea interesante en ese aspecto.

–Le recomendaría que se acerque al grupo Pekes; o que me mande un IM, ya que puedo aconsejar muy bien porque conozco todas las tiendas y para mí siempre es un gusto ayudar.

–¿Cómo reaccionan los residentes normales ante la presencia de un avatar peke?

nenas

–Hay tantas reacciones ante un avatar niño como «residentes normales». La mayoría lo hacen con ternura, pero a partir de esa reacción inicial comienza a manifestarse toda la diversidad. Te doy algunos ejemplos: recuerdo que una señora se puso tierna al verme bailar y, a pocos metros, otra empezó a insultarme sin siquiera haber hablado conmigo. Otra experiencia que me enfadó muchísimo fue cuando me banearon de SL Argentina. Estaba jugando con un palito y vino un tal Argirob y me expulsó argumentando que lo que tenía en la mano era un arma.

–Eso es raro, en ese lugar las armas no funcionan.

–Es lo que le dije, pero lo único que conseguí fue que me tratara con desprecio y me amenazara con reportarme a los Linden.

–Yo pienso que, con ese AO tan incontrolable que tenés, el palito se le debe haber metido accidentalmente en el culo y le habrá molestado.

–Pero eso no es una agresión y menos un ataque con armas. Como mucho le habrá hecho cosquillitas.

–Es difícil tener un poquito de poder y no inflarse de soberbia. Y de ahí viene la palabra «masqueboludo», un boludo inflado, un boludo con un poquito de poder. Tengo que confesarte que yo mismo he llegado a ser, alguna vez, un masqueboludo. Ojalá no me vuelva a pasar.

–Todo ese incidente en SL Argentina me puso furioso, y la ira es una cosa mala, pero también tiene su parte buena porque disparó mi creatividad.

–¿Sí?, ¿de qué manera?

–Escribí una poesía inspirada en ese masqueboludo. ¿Te gustaría leerla?

pizarron